L24.7457
Finanzas

Centroamérica se interesa en la emisión de bonos de género

Todavía son pocas las emisiones en el incipiente mercado de bonos de género. Centroamérica y el Caribe avanzan para sumarse a la dinámica.

2022-10-11

Por Gabriela Origlia - Revista Estrategia & Negocios

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima en US$3.000 millones los canalizados por las emisiones de bonos de género. En la región, Panamá fue el primer país en mover el tablero, hace tres años, para financiar a pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres.

De interés: R2, Fintech revolucionaria con talento centroamericano

La Bolsa de Valores de Costa Rica organizó este año una jornada sobre el tema, destacando no solo que el país tiene potencial para sumarse a estas emisiones, sino -según dijo su presidente Roberto Venegas- que las entidades del sector financiero deben “recibir el reto. La mesa está servida, hay beneficio económico e incentivo fiscal para hacerlo”.

Hace poco más de un año, BID Invest, la institución del sector privado del Grupo BID, emitió un bono social de género de alrededor de US$122 millones con un plazo de tres años en México; lo hizo para colaborar con el empoderamiento de la mujer en la región y contribuir a avanzar en el objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas Número 5 “Igualdad de género”.

Hay diferentes enfoques y clases de activos que se engloban bajo el concepto de inversión con enfoque de género o gender lens investing, entre los cuales están los bonos de género que se emplean en iniciativas que promueven la igualdad de género o que tienen como líderes a mujeres.

María Noel Vaeza, directora regional para América Latina y el Caribe de ONU Mujeres, insiste en que hay que “fortalecer” el ecosistema financiero y el de inversiones con enfoques de género. Está convencida de que los inversionistas deben poner “en el centro” a las mujeres, “visibilizándolas”. Según sus datos, solo 22% de las empresas fundadas por mujeres tienen acceso a capital de riesgo.

Vaeza elogia el trabajo de Value for Women, una empresa social que investiga y desarrolla las capacidades de organizaciones para fomentar la equidad de género y la diversidad en África, Europa del Este, Asia o América Latina. Convoca a las empresas a que desarrollen su capacidad de aumentar el número de mujeres en sus equipos, de ofrecer empleos dignos, posibilidades de desarrollo personal y profesional dentro de la organización o de instalar políticas y buenas prácticas que fomenten la inclusión.

Vaeza insiste en que a las mujeres las instituciones financieras “no nos miran con los mismos ojos” y que por eso se trabaja para que “incorporen el enfoque de género” y que haya, “de una vez por todas, una inclusión”.

Destacamos el Orgullo Centroamericano

Desde ONU Mujeres buscan influir a nivel local y catalizar recursos con la Corporación Financiera Internacional y la Asociación de Mercados de Capitales.

Por su parte, Alexandra Kissling, presidenta de la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED), repasa que la pandemia del COVID-19 afectó más a las mujeres. “Sufrieron más desempleo, impactó más en sus negocios; sufrieron más violencia de género y también más carga doméstica”, describe y advierte que la reactivación será más acelerada con la “incorporación de las mujeres en igualdad de oportunidades”.

AED -según palabras de Kissling- busca construir un ecosistema empresarial “sostenible” en un ambiente colaborativo para crear una cultura empresarial “comprometida con una sociedad próspera, inclusiva y digna en armonía con el ambiente”.

Está convencida de que las que “más pierden” por no sumar a las mujeres son las empresas que se quedan “sin una visión diferente”.

El Fondo Mujeres con que cuenta la organización convoca a pymes lideradas por mujeres para que concursen por fondos no reembolsables, con el objetivo de poner en marcha startups encabezadas por ellas.

Centroamérica se interesa en la emisión de bonos de género

FINANCIAMIENTO MÁS INCLUSIVO

Stephanie Oueda , jefa de género y diversidad en BID Invest, remarca que la tendencia avanza hacia la emisión de bonos “de diversidad” (personas con discapacidad, aborígenes, afrodescendientes) para un financiamiento más inclusivo. “No puede haber desarrollo sin inclusión”, sintetiza. Ese aspecto será acompañado, entiende, por emisiones multilaterales, de organismos que apoyen al encuadramiento económico y social.

Estima que 70% de las emprendedoras de la región no llegan a tener acceso al crédito por eso se debe “facilitar y acelerar” el funcionamiento de herramientas que lo permitan.

El BID Invest lanzó los primeros bonos de género en América Latina y el Caribe; comenzó en Panamá, después Colombia, Perú y México.

“El lanzamiento es para impulsar a que después siga sin nuestra intervención”, señala. De acuerdo con Queda, los bonos pueden apoyar diferentes áreas, desde facilitar cuestiones a empresas que emplean o tienen a muchas mujeres en cargos de liderazgo a colaborar con la formalización (54% de la fuerza de trabajo femenina es informal).

Recomendamos: Costa Rica se fortalece como la joya de la industria MedTech

La asesora regional de Financiamiento Innovador de Género de ONU Mujeres, Gabriela Rosero, ratifica que hay señales “positivas” en el mercado, inversiones con impacto de género “explícito, real, medible”.

Desde 2019, la Bolsa Nacional de Valores junto con ONU Mujeres, invitan cada año a empresas públicas y privadas de Costa Rica a suscribir los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEPs, por sus siglas en inglés), para impulsar economías más inclusivas y equitativas

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE