L24.7393
Finanzas

¿Por qué el criptoarte puede valorarse en millones de dólares tras volverse viral?

En los últimos días se han subastado imágenes, vídeos, memes, avatares en millones de dólares a través de métodos digitales para los que es necesario conocer de términos como blockchain, hash y NFT

2021-05-28

El Economista

En marzo, la más que bicentenaria casa de subastas Christie’s remató un collage digital titulado "Everydays: The First 5000 Days", un archivo token no fungible, NFT, simplificando: un artículo digital único con identificación de propiedad, o criptoarte, compuesto por 5,000 imágenes de estética lowbrow diseñadas día tras día a lo largo de 13 años por el artista estadounidense Mike Winkelmann, mejor conocido Beeple, por 69.3 millones de dólares a partir de un precio de salida de 100 dólares.

La noticia se replicó en todo el mundo no solo por tratarse de un récord para este tipo de formato; marcó un antes y un después en el mercado del arte global digital y físico. Aceleró un tipo de comercio que sigue dando noticias, pero ¿qué es el criptoarte y cómo es que se puede ostentar la propiedad de un ente digital tan fácil de replicar?

Una cadena de bloques

Para entender el criptoarte hay que comprender el concepto base de blockchain, explica a este medio el equipo del proyecto en ciernes de Artcrypted Gallery, que prefiere ser identificado como un colectivo. Y sí, para mayor comprensión del tema, se recomienda pensar en plural.

Una blockchain puede imaginarse literalmente como una cadena de bloques de información única que no se puede modificar y reside en distintos puntos de la red, es decir, de forma descentralizada, sin una computadora madre que capitalice los datos contenidos.

Es por eso que estos bloques contienen información inalterable sobre transacciones diversas en torno a un ente comercializable, llámese arte digital, un video, un GIF, un meme, etcétera. Puede pensarse como un libro de contabilidad enorme construido de manera colectiva por usuarios de todo el Mundo, mismos que, por consenso, le confieren autenticidad al ente.

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

"Aquí lo importante es que el blockchain no necesita de terceros o de mediadores para que alguien verifique las transacciones, como sucede en los intercambios monetarios tradicionales, con los bancos, por ejemplo. Como es descentralizado, se permite a partir de un consenso. Los nodos, que serían las personas detrás de computadoras, van verificando que la información que se agregue sea verídica y por eso es muy difícil de hackear (puesto que la información no está concentrada)".

Cada que alguien agrega información a estos bloques recibe un código único e irrepetible que recibe el nombre de hash: un código alfanumérico a manera de certificado de autenticidad del objeto o NFT.

A través de una serie de hashes es posible conocer el historial de transacciones en torno a un archivo. Toda la información es pública. Por ende, criptoarte es el arte que está cifrado y unido a una blockchain.

Se compra criptoarte que vendan

Para el caso específico del arte, refiere la voz colectiva de Artcrypted Gallery, la blockchain también representa una atractiva posibilidad de inversión relativamente estable ante las fluctuaciones de las criptomonedas, tal y como sucede con el mercado tradicional.

La venta récord de Beeple a través de Christie’s no surgió de la nada, señala el colectivo. Es necesario recordar que al artista le tomó 13 años culminar la pieza, lo cual le confiere un valor simbólico que finalmente se materializó en la subasta, sin olvidar que el creador ya venía cotizando su obra en el mercado, más el interés generado por la puja al ser albergada por una de las mayores casas de subastas del Mundo.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

"Christie’s, al momento de darle el respaldo, hizo que instituciones y coleccionistas fuertes voltearan a ver este mercado. Eso tuvo muchas consecuencias, movió el mercado. Por ejemplo, la moneda etherium subió muchísimo y los precios de Beeple también aumentaron".

Pero, ¿qué es lo que realmente posee alguien que adquiere criptoarte u otro ente NFT? Por ejemplo, el domingo anterior el vídeo viral "Charlie Bit My Finger", con más 880 millones de vistas, se vendió por 760 millones de dólares a un usuario identificado como 3FMusic. Y en abril el meme "Disaster girl" fue adquirido por el mismo usuario en casi US$389 millones.

Luego entonces, ¿qué es lo que realmente se adquiere?

"Entre más viral sea la pieza, entre más conocida, puede ser más cara. En el caso del vídeo ("Charlie Bit My Finger") solamente hay uno original y ese vídeo ahora está en la blockchain. La persona que lo compró es dueña de la clave alfanumérica, el hash.

Lo que se compra en sí es el hash, que la hace propietaria de la pieza. Esta puede ser copiada, claro, se le puede tomar una captura de pantalla, guardar el vídeo, tomarle foto. La originalidad es un tema bastante complejo en el criptoarte. Puedes poner a la venta un meme que tú hagas, alguien lo puede comprar por miles de dólares y esa persona va a tener el archivo original, pero la imagen va a seguir moviéndose en las redes", precisa el colectivo.

¿Ya está en Telegram? Siga nuestro canal

Por cierto, una obra de arte física también se puede vender a través de la blockchain a través del certificado de autenticidad etiquetado con una clave alfanumérica, el hash.

|

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE